British shorthair (Gato británico de pelo corto)

¿Crees que existe el compañero felino perfecto? Te presentamos el gato British shorthair. Descubre todas las características de esta adorable raza de gato que parece un auténtico peluche.

¿Qué es un gato British shorthair?

El gato British shorthair, también conocido como gato británico de pelo corto o gato pelicorto inglés, es probablemente la raza inglesa de gato más antigua y sus antepasados se remontan a los gatos domésticos de Roma. Es una raza de gato que desciende del cruce entre gatos que llevaron los romanos a Britania y los gatos nativos de la isla.

Al ser un gato que tiene que resistir la lluvia y húmedo clima británico, el British shorthair cuenta con su característico pelaje doble, corto, compacto y espeso.

Sus características, apariencia y carácter han convertido al British shorthair en una de las razas de gatos más famosas y deseadas del mundo. Su pelaje doble, compacto,

Origen del British shorthair

En la época del Imperio romano, se dice que los gatos que transportaban las legiones romanas que fueron a Britania (término utilizado para referirse a la isla de Gran Bretaña), se cruzaron con los gatos autóctonos de la isla, dando como resultado lo que hoy podríamos conocer como los primeros British shorthair.

Para los romanos, esta raza era muy preciada especialmente por su tamaño, fortaleza física y su gran habilidad para cazar. Pero pronto también fueron valorados por su comportamiento tranquilo y lealtad hacia el hombre.

Pero esta raza no fue mundialmente reconocida hasta el 1971, cuando en el The Crystal Palace de Londres, el artista Harrison Weir hizo la primera exposición de la raza. El British shorthair compitió con el gato Persa y consiguió batir todos los récords de popularidad. Adquirieron el nombre de British shorthair para distinguirlos de gatos extranjeros como el gato oriental y gatos de pelo largo como el gato de Angora.

No obstante, la raza British shorthair llegó a casi su completa extinción a consecuencia de la I y II Guerra Mundial. Para intentar hacer renacer la prácticamente extinta raza, fue necesario recurrir a otras razas como el gato Persa. De ella adquirió la robustez, refuerzo de estatura, sus redondeadas formas (especialmente la morfología del cráneo) y el aumento de intensidad en el color de sus ojos. También heredo el gen del pelo largo, pero mediante años de cría selectiva, llegaron a corregirlo casi por completo. De ahí surgió la raza de British longhair, que posteriormente también fue oficilamente reconocida.

Carácter del British shorthair

El carácter del British shorthair es el de un gato muy cariñoso, adorable y dependiente de sus dueños. Le encanta jugar, pero lo hará por un breve período de tiempo, el cual te buscará para que lo disfrutes con él, seguidamente se calmará y te buscará para que le acaricies y le des unos mimitos.

Es una raza de gato que encaja bien con otros gatos y animales de compañía como los perros. También se lleva genial con los niños. Se adapta perfectamente y puede vivir en pequeños lugares y apartamentos a la vez que puede hacerlo en el campo. Sus rasgos físicos, sus ojitos, su carita y su pelaje lo convierten en todo un adorable peluche al que no podrás parar de abrazar y dar cariño, y él, te lo devolverá.

Es un gato dependiente, que te buscará y seguirá por toda la casa, muy juguetón pero a la vez muy tranquilo y calmado. Todo esto lo convierte en una de las razas de gato con más preciadas y buscadas hoy en día.

Los colores del pelo del British shorthair

El color del pelaje del British más conocido suele ser el azul, pero la gama de colores y tonalidades se extiende a blanco; negro y su dilución; rojo y su dilución, crema; tricolor; chocolate y su dilución, lila; silver; golden. Además, desde la Asamblea General de FIFe celebrada el 26 y 27 de Mayo de 2011 en Bucarest, se añaden a la lista los colores: canela y su dilución, beige.

El British perfecto

El British es un gato de talla mediana y grande, majestuoso y con un porte sólido. La genética y la evolución han potenciado su volumen y acentuado su aspecto robusto. Cuenta con unos ojos grandes, separados y redondos, un pelaje corto compacto, más denso y sedoso que el de un gato común de pelo corto, y su gruesa cola tiene una longitud equivalente a dos tercios del tamaño de su cuerpo.

Cuidados del British shorthair

Por lo general, es un gato que no requiere demasiados cuidados, como la mayoría de gatos de pelo corto.

Eso sí, la alimentación es un factor clave para esta raza de gato ya que suele tener tendencia al sobrepeso. Una dieta sana y equilibrada, sumado a sus grandes ganas de jugar, ayudarán a que se mantenga en el peso ideal. Recomendamos que su alimentación se a base de un pienso seco equilibrado con un porcentaje proteico acertado para mantener su gran masa muscular y a la vez cuidar su figura.

El cepillado es otro factor importante y más durante etapas de muda donde el pelo muerto se puede acumular en grandes cantidades. Un cepillado frecuente le ayudará mucho a deshacerse de él y a mantener su pelo en perfecto estado.

Administrarle malta también es un factor importante ya que a los parásitos externos les encanta el cuerpo de este gato. El uso de un buen desparasitador externo es muy importante para evitar males mayores.

Enfermedades comunes del British shorthair

El British por norma general suele gozar de una buena salud, sobretodo si hacemos hincapié en sus cuidados. No obstante, esta raza de gato es propensa a sufrir cardiomiopatía dilatada, una enfermedad del músculo cardíaco que hace que no pueda bombear la sangre de forma eficaz y tromboembolismos, normalmente una complicación de la lesión anterior.

Imágenes del British shorthair

Los British shorthair son criaturas adorables, por ello hemos recopilado las mejores imágenes y fotos más bonitas de gatos British shorthair.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Leer más